La siesta ideal

¿Cuántas veces no se han dejado llevar por el alivio de dormir después de una jornada de trabajo? La respuesta es: incontables veces. Sin embargo, pese a ser necesario y algo que el cuerpo pida, la siesta puede ser contra producente. Es muy difícil el lograr una siesta de buena calidad. Si la siesta dura mucho, estaremos atrapados en un limbo todo el día: entre despierto y dormido.

Lo importantes es hacer un descanso que ayude a a darnos energía y no a dejarnos aún más somnolientos. Cuando un descanso se prolonga, causará más cansancio; nuestro cerebro nos indica que es la hora de dormir.

Al despertar un par de horas después tendremos la sensación como cuando no hemos podido dormir en toda la noche. Habrá un desbalance de químicos en nuestro cerebro.

De 15 a 20 minutos es la siesta ideal

Hay ciertos trucos que te ayudarán no solo a cuidar el tiempo, sino optimizar la recuperación de energía.

Imagen cortesía de la página web twitrcovers

Primero que nada programa una alarma en tu móvil de 15 a 20 minutos. Es preferible que la alarma no esté cerca de ti – está siempre la costumbre de posponer la alarma-. También es importante recordar que se debe elegir un sonido de alarma relajante o amigable. No es bueno despertar con estrés o con ansiedad después de una idea. La idea es descansar, relajarse y recobrar fuerzas. Aunque es importante e imprescindible despertarnos, no es bueno alterarnos.

Aunque tengamos la alarma del móvil, es importante cumplir con este hábito: comer o beber un alimento o bebida que despierte.

La manzana, el chocolate oscuro o una taza de café son perfectos para tomar una siesta. Por lo que es importante recordar de consumir estos alimento de 5 a 10 minutos antes e la siesta.

Para que activos como la cafeína causen efecto, se deberá esperar unos 20 minutos. Así que comer una manzana 10 minutos antes de una siesta, nos ayudará a despertar y nos dará la energía que tanto necesitamos.

Top